Viña Meli

Viña Meli es el proyecto familiar de Adriana Cerda, fue una de las primeras enólogas chilenas y ha sido reconocida por su osadía en nombrar el primer carmenere chileno cuando trabajaba en Viña De Martino. Siempre ha mantenido un perfil bajo combinado con paz y energías místicas. Adriana asesoro diversas viñas hasta que en el año 2002 compro un pequeño terreno en Loncomilla, Valle del Maule que había quedado abandonado por sus antiguos dueños pero que tenía plantadas en secano parras de Carignan y Riesling. Luego de recuperar el viñedo el año 2005 embotello el primer vino, un riesling. Lo importante para trabajar en estas viñas es el respeto a las cosas que se hicieron bien. Hace más de 60 años plantaron en estos terrenos la variedad carignan que se da muy armónicamente con las condiciones del Péumal. Los vinos también son equilibrados y representan fielmente a las parras contentas de estar en este lugar. Hoy Meli produce vinos de estas parras; en secano, con levaduras nativas, acidez natural y muy poco uso de madera. Busca conectarse con la naturaleza, los astros y las energías místicas para elaborar vinos equilibrados que expresen las bondades del lugar donde son producidos y de quienes intervienen. Busca tener conciencia de la naturaleza y que trabajamos con los seres de los cuatro elementos siendo el vino un resultado de un trabajo solidario que no depende solo del trabajo humano. MELI significa cuatro. Este número tiene diversos significados místicos entre ellos los 4 elementos de la naturaleza. Meli es también un proyecto de Adriana y sus tres hijos La cruz de la etiqueta fue un diseño basado en la “Chakana” que es una cruz andina que significa puente cósmico. La escogimos para que representara la conexión entre el viñedo y las personas con los astros.